Que es la inflamación crónica y como saber si la padeces

https://www.google.com.ec/search?q=inflamacion+cronica

La inflamación es un mecanismo de defensa que nuestro cuerpo usa para combatir infecciones y reparar daños, el problema viene cuando no es algo puntual y se convierte en crónica. Y esto sucede cuando nuestro sistema inmunitario y la prostaglandina (sustancias lípidos que entre otras funciones intervienen en la respuesta inflamatoria) dejan de funcionar correctamente.

Y está probado que la inflamación crónica puede ser el motor que impulsa a muchas de las enfermedades más temidas actualmente te hablo de cáncer, Parkinson, Alzheimer, diabetes, accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardíacas y otras enfermedades crónicas como la artritis, esclerosis múltiple, lupus, e incluso depresión.

Lo más fácil y práctico actualmente es tratar de prevenir estas enfermedades antes de esperar una cura o un tratamiento del todo efectivo. Y evitando la inflamación crónica estaremos en camino correcto

¿Pero que causa la inflamación crónica?

Pues no hay una única respuesta es un proceso en el que se combinan una serie de factores como las toxinas que ingerimos, el estrés oxidativo, radicales libres, infecciones, falta de ejercicio, la herencia genética y en especial dieta puesto que es un disparador que acentúa los otros factores inflamatorios. Y es que una mala alimentación puede aumentar y prolongar la inflamación, mientras que una dieta correcta puede detenerla.

¿Cómo es una dieta inflamatoria?

 

  1. Una en la que se consumen en exceso hidratos de carbono simples o azúcares(especialmente jarabe de maíz), y cereales refinados que te llevan a tener niveles elevados de azúcar en sangre, picos de insulina, altos niveles de radicales libres, etc. Todo esto mantenido en el tiempo puede dar lugar a la diabetes.
  2. Una con un marcado desequilibrio de ácidos grasos y aceites, con especial atención al Omega 6 en lugar de Omega 3 que nos lleva a la metabolización de las sustancias químicas que provocan la inflamación crónica. Si nuestros antepasados ​​prehistóricos comían una dieta con ácidos grasos omega-6 y omega-3 en proporción de 1:1 nuestra relación actual está entre 10:1 y 25:1.
  3. Sustancias con respuesta alergénica como puede ser el gluten presente en algunos cereales que desencadenan la cascada inflamatoria.
  4. El exceso de alcohol que causa la inflamación del estómago, el páncreas y los intestinos y afecta la digestión de los alimentos y al igual que la fructosa causa la acumulación excesiva de grasa en el hígado.
  5. El tabaquismo prolongado también conduce a la inflamación no deja de ser un constante aspirar de toxinas.

¿Y cómo es una dieta antiinflamatoria?

 

Pues una en la que consumas productos frescos y evitando en lo posible las toxinas, como puede ser la dieta paleolítica en la que consumimos carne de calidad, pescado, marisco, huevos, vegetales, frutas, frutos secos y especias (en especial el curry y el ajo)

 

¿Y las estantinas y otros medicamentos curan la inflamación?

 

No, al menos a largo plazo además conllevan sus riesgos y uno de ellos es que van a debilitar tu corazón. Si vas a engancharte a unas pastillas para no dejar de comer como has hecho hasta ahora al menos léete el prospecto y conoce los efectos secundarios que esa decisión va a implicar.

 

Ref: http://megustaestarbien.com/2011/05/12/que-es-la-inflamacion-y-como-saber-si-la-padeces/

Determinantes sociales de la salud

Los determinantes sociales de la salud son las circunstancias en que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, incluido el sistema de salud. Esas circunstancias son el resultado de la distribución del dinero, el poder y los recursos a nivel mundial, nacional y local, que depende a su vez de las políticas adoptadas.

La buena salud es fundamental para el bienestar humano y el desarrollo económico y social sostenible. Los Estados Miembros de la OMS se han fijado el objetivo de desarrollar sus sistemas de financiación sanitaria para garantizar que todas las personas puedan utilizar los servicios sanitarios mientras están protegidas contra las dificultades económicas asociadas al pago de los mismos.

La Organización Mundial de la Salud identifica con este informe lo que los países pueden hacer para modificar sus sistemas de financiación, de manera que puedan avanzar más rápidamente hacia este objetivo, la cobertura universal, y mantener los logros que ya se han conseguido.

El informe está basado en las nuevas investigaciones y las lecciones aprendidas a partir de las experiencias de los países. Ofrece un programa de actuación para los países en todas las fases de desarrollo y propone formas en que la comunidad internacional puede apoyar mejor los esfuerzos de los países de ingresos bajos, para que logren una cobertura universal y mejoren los resultados sanitarios.

 

 

Referencia completa: http://www.who.int/whr/2010/es/ 

Hábitos y estilos de vida

La OMS recomienda que se adopte un estilo de vida saludable a lo largo de todo el ciclo vital, con el fin de preservar la vida, mantenerse sano y paliar la discapacidad y el dolor en la vejez. Los entornos adaptados a las necesidades de las personas mayores, la prevención, la detección precoz y el tratamiento de enfermedades mejoran el bienestar de los mayores. Si no se adoptan medidas, el envejecimiento de la población dificultará la consecución de los objetivos de desarrollo socioeconómico y humano.

Para disfrutar de buena salud en la vejez es necesario:

  • Promover la salud a lo largo de la vida;
  • Crear entornos adecuados que promuevan la salud y la participación de las personas mayores;
  • Facilitar el acceso a la atención primaria de salud, la atención a largo plazo y los cuidados paliativos;
  • Reconocer el valor de las personas mayores y contribuir a que participen plenamente en sus familias y comunidades.